martes, 29 de enero de 2013

TRANSPORTER'S CRISIS


Mientras los unos quedan aquí haciendo miserias y otros haciendo patriotismo, los que pueden -los de siempre- deciden ampliar conocimientos o cartera fuera de los límites del reino, poniendo a cubierto o según como se mire, al raso, todo su potencial económico o moral capaz de ser transportado en una maleta - de cuarenta por sesenta, a poder ser, de esas que dependiendo de la compañía aérea o el destino, ni te miran-. Aquí poco queda ya para el expolio, seguramente el mejor rey o el mejor presidente, será el que entre, ese no se llevará nada, sencilla y seguramente porque no quedará de dónde sacar. Bueno, esto tampoco es del todo cierto, siempre queda algún castillo con complejo de Exin, que seguramente no pondrá resistencia a su desarme y posterior cambio de ubicación, seguramente en alguna oscura propiedad de no menos sombría procedencia.
También puede ser que entonces, cuando no quede ya nadie por juzgar saliendo de rositas del delito de turno, algún avispado -porque seguro que alguno no se irá a Mieldkeland a probar fortuna- decida poner en la palestra del gobierno de turno, algún cambio en el sistema jurídico que por fin sea valiente y no le tiemble el pulso a la hora de promulgar recetario acorde con las nuevas colecciones de delitos vigentes, donde -por utópico que parezca- se reconozca aquello que decía que todos los habitantes de Idilicolandia eran iguales ante la ley, aunque no puedo evitar ser pesimista pesimote - ¿porqué será? Y pensar que esto no ocurrirá, que en breve la biblia política posiblemente sea la que se adecue a las tendencias, y acabe desapareciendo todo aquello del derecho al trabajo, entre otros, aunque claro, eso seguramente formaría parte de una tendencia veraz y realista, y eso de momento, está demodée.

El domingo una nueva homilía de la Mare Flowers en:
http://lashomiliasdemareflowers.blogspot.com.es/