martes, 20 de noviembre de 2012

OTRA EXTRAÑA SOLUCIÓN A LA CRISIS


No sé si comenzar haciendo una pregunta, expresando mis dudas o directamente, arrojando a través de esta serie de letras toda la irritación que en este momento siento.
Es por ello que no sé si empezar dando por hecho aquello que se considera de recibo – lo que ahora llamamos "políticamente correcto" – en un estado democrático, de derecho… o como se le quiera llamar, porque realmente, a más nomenclaturas, mayor es el asalto protagonizado por las dudas..
Y alguno a lo mejor se pregunta la razón de mi desazón, y yo, tengo que extraer de mi todo lo que las últimas noticias por parte del gobierno del estado han provocado. Creo que empezaré con una pequeña batería de preguntas:
¿ Se venden permisos de residencia por 160.000.-€? ¿Qué se quiere conseguir con esta medida? ¿Se han sopesado las consecuencias?
Se está hablando de la medida como una fuerte apuesta para revitalizar el mercado inmobiliario, pero bueno… El gobierno está tan parco en ideas que tiene que recurrir a las tácticas de ese pirateo que tanto detesta, aquel que te vende un bolígrafo por 300€ y te regala una entrada de la Champions ¿no es eso?
A mí esto me resulta sospechoso y peligroso. Sospechoso porque este tipo de movimientos más que una revitalización de un mercado parece una venta del estado en abastos. Peligroso y de manera doble, primero, haciendo referencia a la venta y luego, resolviendo con esta, la total separación de la ciudadanía – los pudientes y los carentes, como diría David Bravo – situación políticamente muy incorrecta – doblemente incorrecta, tratándose de un ejecutivo poluto como el nuestro, de buena fe-
Y ahí, seguimos encadenando tareas de difícil explicación: Ya en su momento, la mala política migratoria nos ha visto abocados con mucha más virulencia a todos los niveles, debido mayormente a la falta de planificación por parte del estado, accionista mayoritario de la fracción social existente. Con esta nueva solución, además de aumentar la fractura actual, aquella que, además de la expuesta, existe en el tema nacionalista, donde las políticas de recortes no solo están siendo funestas para los ciudadanos a nivel económico, ya que han vuelto a la palestra antiguos temas, sea por descontento popular o por falta de ocurrencia en particular. Esta nueva propuesta, de manera gratuita no solo dejará el estado de derecho fuera de lugar, sino que también engrosará de manera descontrolada la falta de patriotismo que este país profesa.
No puede ser que nadie se haya atrevido a vaticinar que tras una residencia viene la ciudadanía y que esta, sea de aquí, de allí o de acá, no se puede comprar con dinero, básicamente porque no se conoce, no se quiere, no se respeta, no se siente, y de eso aquí, todos sabemos mucho, aunque por la paz, callemos.