viernes, 30 de noviembre de 2012

EMIGRAR O MORIR


Hace un tiempo en que la idea de opinar sobre la libertad de opinión ronda por mi terrat -digo terrat haciendo un poco de homenaje a uno de los culpables de esta idea; hablo de Buenafuente, pero solo lo aludo, no me centro en el tema y la razón la pueden encontrar en el video siguiente:


Casi desde siempre, he creído que, por mucho que la vida cambie, todo es circunstancial, y que cuando al de abajo lo agravian, solamente acaba quedando el derecho al pataleo. Siempre lo he visto así, y no pretendo con mi afirmación que nadie sienta derrota o impotencia, es solamente saber el lugar que uno ocupa en esta sociedad y tener claras las armas con que puede contar que sean eficaces. La mía es esta, no tengo otra para rebelarme.
Hace años que comencé mi andadura bloguera y encontré en ella muchas satisfacciones a nivel personal. Mi blog, casi siempre en tono intimista y de modo personal o adaptando ideas que la vida de manera generosa comparte conmigo ha ido reflejando el día a día de una realidad, de aquella a la que yo pertenezco. Después de varios años y con pocas trabas en el camino por parte del portal -los compañeros saben de quien estoy hablando, no quiero hacer publicidad- están en proceso limpieza étnica -criba de contenidos- con la cual han ni tan siquiera, han tenido la delicadeza de invitarnos a abandonar su casa con alguna excusa edulcorada -aunque sí a seguir siendo sus clientes- dicen que, por... no sé que de los contenidos...- entiendo que son muchas las gigas ocupadas de manera inconsciente pero con esta actuación, permitánme, arbitraria, atentando contra la libertad de expresión, contemplada en nuestra constitución.


Si es cierto, no puedo negar, que algunos de estos blogs no son todo lo ortodoxos que debieran, y que muchos de ellos utilizan el espacio de manera indebida. ¡Qué vayan a por ellos, pues!
Está claro que esa ley que quieren inventarse sobre el mecenazgo, existe desde que el mundo es mundo, que la cultura y el arte siempre van ha estar financiados o facilitados por más que por el dinero por el poder de turno, y con ello, el oficio del bloguero, pierde gran parte de su sentido. En muchos blogs no encontraremos más que reportajes o artículos auspiciados por el mecenas de turno y perderemos un canal importante de puntos de vista ante los acontecimientos. Muy triste.

En el día de hoy, dos han sido los detonantes para que yo deje mi pereza gripal y consiga arrojar todo esto que me quema: Una ha sido una escena el la serie de sobremesa “Bandolera”, cuando un periodista se convierte en un mercenario de la información en pro de los intereses particulares del pagador; la otra ha sido la declaración de Marina del Corral, toda una secretaria general de Inmigración y Emigración de nuestro gobierno que nos da luces sobre el porqué de la emigración de nuestros jóvenes.



Y es que ante tal muestra de sabiduría por parte de nuestros gobernantes, uno queda tan desorientado, que no sabe si marchar al extranjero o al otro barrio.
Al final todo queda resumido en un corto dilema, emigrar o morir, sea por hambre o por indigestión.