martes, 19 de marzo de 2013

LA BANCA SIEMPRE GANA... Y EL GOBIERNO NUNCA PIERDE

Por el momento sigo a flote, estado que no es del todo baladí en estos tiempos convulsos que nos adornan. Mis faltas no son de asistencia, tampoco de puntualidad, no son más que meras paradas técnicas, tiempos que a falta de cambios importantes y acopio de repeticiones, deben tomarse para reflexionar.
El periodo de razonamiento si ha de ser motivado por lo explicado, presumo de que no será corto.
El panorama sigue con decoración sobria: fondo muy negro con rectángulos blancos de diagonales marcadas a modo de sobres voladores. El contraste del blanco y negro posee una doble lectura, coincide que, mientras más sobres blancos pululan sobre el fondo negro, más oscuro es el negro; De manera inversa, podemos indicar de forma certera que la existencia de más cantidad de sobres coincide con la riqueza de quienes los reciben mientras que la disminución del espacio negro es proporcional a la merma de recursos del resto, y a la vez, la periodicidad en el recibo de esos sobres es muestra del aumento de posibles de aquellos que lo reciben a la vez que descienden sus valores, entre los que cabe destacar la honestidad; mientras que el aumento de esa oscuridad no solamente es indicador de la pobreza sino también de la desesperación y la impotencia ante tal dislate. Deberíamos ser un poco valientes. Si que es verdad que no debo repetirme pero no estoy pensando en esa rebeldía a pie de calle a la que me he referido en ocasiones, sino a aquella que por defecto todo ser humano lleva dentro, esa misma que alimenta cada día, nuestro espíritu de supervivencia.
Más de uno se estará preguntando que ¿a qué viene todo esto?, que esto parece más el rincón de mi prima que mi propio blog.
Es cierto, todo esto tiene su origen en la noticia sobre la revisión catastral y la doble lectura. Esa revisión no se reduce a dinero. Es obvio que esa subida en el valor de las propiedades repercutirá en los impuestos que éstas tributan. Posiblemente, muchos propietarios no estén en condiciones de asumir un pago superior al que ahora tienen, lo que quiere decir que muchas propiedades por medio de estos tributos acabaran generando embargos, y tras los embargos, llegaran los desahucios… ¿Qué me estoy acelerando? No, solo me estoy anticipando. Ahora no serán los bancos… por lo menos de manera directa.
El gobierno se hará con un planté de propiedades… con las que nutrirá a la banca… En fin, una nueva pescadilla, que digo pescadilla… merluza que se muerde la cola, aunque el de a pie, como siempre, tendrá las de pagar y también, las de perder…