viernes, 12 de abril de 2013

EL PARAÍSO PERDIDO


¿Cómo puede haber personas que se atrevan a cuestionar el decreto de un gobierno, junta o como quiera llamársela -en todo caso un órgano de poder refrendado por la ciudadanía y argumentar que la medida ahuyentará a posibles inversores en la zona -”con la falta que hacen”?
Esto ya no es ni tan siquiera calificable como doble moral, esto es una agresión directa a la capacidad de raciocinio de la ciudadanía.
¿Qué autoridad de ningún tipo y sobre todo para juzgar medidas generadas por otros, tienen aquellos que se dedican a invertir en paraísos fiscales bien lejos del país al que exprimen y con un hasta ahora buen recaudo'
¿Es que justamente la falta de inversiones en Andalucía es ahora noticia?
Estamos hablando de una zona rica en recursos y desaprovechada en todos aquellos aspectos que representarían un auténtico desarrollo para sus habitantes. Basta remitirse a la historia más reciente y leer cualquier documento donde se incluyan datos sobre movimientos migratorios.
El problema no es de ahora.
El problema ha existido desde hace muchos años y han sido pocos los foráneos con recursos aquellos que han decidido invertir en su tierra más allá de su recreo personal. Con tal conducta, ¿Quien o quienes son los que ahuyentan las inversiones? La pregunta no sería mejor ¿Porqué nunca se ha invertido a la altura de esas grandes fortunas y en relación a los recursos explotables y aprovechables?